5 trucos para una vida más sostenible
Todos podemos poner nuestro granito de arena para reducir las emisiones de gases y los residuos que generamos cada día. La clave está en tomar la decisión correcta para no perjudicar más a nuestro planeta. Te contamos cómo puedes hacerlo y te damos algunos consejos para llevar una vida más sostenible.
1
Ve al mercado con recipientes

Ve con bolsas de tela y lleva dentro recipientes para guardar la carne, el pescado, los quesos o los huevos. Así, al llegar a casa, como lo tienes todo guardado en envases, lo podrás meter directamente en la nevera y reducir el consumo de plástico.
También puedes ir a la frutería con tu bolsa de tela, pedir que te pesen la fruta y verdura y guardarla sin el plástico; o acudir a comercios con productos sin envases donde puedes comprar la pasta, legumbres o cereales a granel.
2
Crea un armario de prendas sostenibles

Usa prendas naturales que contengan ingredientes ecológicos y que sean eco responsables. También puedes encontrar tiendas de segunda mano para adquirir aquello que necesitas. La ropa, bien cuidada ¡dura años!
También puedes intercambiar prendas con gente de tu entorno para ser sostenible. ¿Qué te parece pedirle a tu amigo ese pantalón que siempre te ha gustado cómo le queda y que ya no ves que lo use?¿Buscas un estilo vintage? ¡Echa un ojo al armario de tus padres!
Esta idea también la puedes aplicar en la decoración de tu casa. Existe todo un mercado para encontrar cualquier cosa de segunda mano: libros, muebles, electrodomésticos y demás. Y si tienes algo que ya no lo usas, en lugar de tirarlo a la basura, intenta buscar a otra persona que lo necesite.
3
Reduce la energía y el agua

Nos lo han dicho desde niños: «cierra el grifo mientras te lavas los dientes», o «al salir apaga la luz de la habitación». Procura usar el agua solo cuando la necesites. También puedes aprovechar el agua que sobra de hervir la comida para regar las plantas.
En cuanto a la energía, algunas empresas de nuestro país proveen energía verde con certificado de que es renovable. ¡Mira las opciones que hay en tu ciudad! También puedes cambiar las bombillas de tu casa por luces LED: aportan más iluminación, contaminan menos y duran mucho más tiempo.
4
Usa el transporte público o la bicicleta

Moverse por la ciudad o por el pueblo es fácil con la bicicleta. No solo reduces los gases emitidos nocivos para el medio ambiente ¡sino que tu cuerpo también te lo agradecerá! Ir en bicicleta es un ejercicio cardiosaludable que nos activa y nos mantiene en buen estado físico.
Otra manera es moverse en transporte público para llegar a cualquier lugar. ¡Así también ahorrarás! Ya no tendrás que preocuparte por el precio del seguro, aparcamiento, impuestos, revisiones ni gasolina.
5
Separar y evitar lanzar basura

Separar bien la basura también ayuda a ser más sostenible. ¿Sabías que las bombillas no se tiran al contenedor del vidrio? ¿O que los papeles de cocina y pañuelos usados van a la basura orgánica?
Infórmate bien a qué contenedor tienes que tirar la basura, si todavía tienes dudas puedes fijarte en los propios contenedores o consultar esta guía.
También es importante que no lances ningún tipo de basura a la calle. Especialmente colillas, los filtros de los cigarrillos se hacen con un tipo de plástico llamado acetato de celulosa que tarda muchos años en degradarse en el medio ambiente. Además, la colilla no es biodegradable. Contiene trazas de plomo, arsénico y cadmio, ingredientes tóxicos para el agua. De hecho, una sola colilla contamina ocho litros de agua y tarda en disolverse hasta 10 años.