Diferencias entre ejercicios aeróbicos y anaeróbicos

Las zonas de “cardio” de los gimnasios son muy similares entre ellas y fáciles de reconocer: las de las cintas de correr y las de las bicicletas estáticas y elípticas. Es en estas zonas donde la mayoría de la gente dedica más tiempo de su entrenamiento, pero existe mucho más… ¿Qué diferencia hay entre un ejercicio aeróbico y uno anaeróbico? ¡Te lo explicamos a continuación!

Ejercicio aeróbico o anaeróbico

El ejercicio aeróbico lo hacemos en las actividades de poca o moderada intensidad, pero que duran bastante tiempo. Por ejemplo, correr, andar, patinar o ir en bici. El objetivo de estos ejercicios suele ser tener más resistencia. Para tener la energía necesaria para estos deportes se necesita quemar hidratos (acumulados en forma de glucógeno) y grasas, y para esto nuestro cuerpo usa el oxígeno. Esta es una de las formas más eficientes de utilizar la grasa como fuente de energía. Otro beneficio es que incrementa la capacidad pulmonar y tiene ventajas para el sistema cardiovascular. Este tipo de ejercicio, eso sí, no aumenta la masa muscular.

Los ejercicios anaeróbicos, en cambio, sí aumentan la masa y la potencia muscular. Se trata de ejercicios muy intensos y de corta duración. Por ejemplo, levantar pesas, hacer un sprint o carrera corta, hacer abdominales… Son movimientos muy cortos y que requieren mucho esfuerzo. El ejercicio anaeróbico, además, ayuda a fortalecer la musculatura.

realiza ejercicio anaeróbico

Aeróbico o anaeróbico, ¿cuál es mejor?

No hay ninguno mejor que otro. De hecho, lo ideal es trabajarlos todos, no limitarnos con correr únicamente, sino que alternar esas carreras con ejercicios de potencia máxima o fuerza preparará mucho mejor tu cuerpo. Así evitarás estancarte y mejorarás tu rendimiento en todos los sentidos. Eso sí, planea bien tu estrategia de entrenamiento siempre que sea posible con un experto que pueda valorar tus objetivos. comer de forma saludable también es importante para conseguir tus metas. Descubre en nuestro blog las claves para adaptar la alimentación a cada deporte.

realiza ejercicio aeróbico

Tipos de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos

Aunque no hay un ejercicio único y exclusivo en el que se trabaje con un sistema de energía u otro, lo cierto es que hay algunos deportes en los que predominan alguno de los dos.

Por ejemplo:

  • En carreras de 100 metros lisos predomina el sistema anaeróbico.
  • En una carrera de 10 km, como por ejemplo la Global Energy Race, predomina el sistema aeróbico.
  • En un salto para lanzar la pelota al aro en baloncesto, predomina el sistema anaeróbico.
  • Al realizar una sentadilla con un peso máximo, también predomina el sistema anaeróbico.
  • Bailar, patinar, esquiar o ir en bicicleta (siempre que estas actividades se realicen durante un mínimo de 15 minutos en adelante) son ejercicios en los que va a predominar el sistema aeróbico.

Ahora que conoces a qué se debe el que un ejercicio sea conocido como “aeróbico” o “anaeróbico”, ahora ¡toca moverse! Y recuerda, combinar ejercicios que trabajen todos los sistemas energéticos ¡es más eficaz!

Descubre nuestro compromiso activo para promover un estilo de vida saludable, basado en la actividad física, la alimentación equilibrada y el bienestar.