Lykke: tips daneses que te acercarán a la felicidad

Una de las tendencias que está de moda para conseguir bienestar es el Lykke, palabra que emplean los daneses para expresar felicidad. Una filosofía que aprecia los pequeños detalles, la empatía y sentirse útil como barómetro para alcanzar la felicidad.

Las Naciones Unidas elaboró este año un Informe Mundial de la Felicidad. Dinamarca se colocó como el tercer país donde sus habitantes son más felices. ¿Quieres sentir que tocas con los dedos la felicidad? Pues toma nota de unas sencillas ideas para alcanzarla.

Consejos del lykke

Come a la luz de las velas

Sin distracciones, con la gente que amas y con una iluminación tenue, que invite a la proximidad. Se trata de crear una atmósfera de calma para disfrutar de la conversación y de cada bocado de la comida.

No se trata de comer con velas, pero sí de convertirlo en un ritual, darle importancia al momento de la comida y la cena.

¿Cómo? Pues de muchas formas. Por ejemplo, se puede primar la importancia de vestir bien la mesa con telas, platos, vasos y cubiertos a juego. Poner cubiertos de metal y servilletas de tela. O colocar un ramo de flores en el centro.

Incluso se puede explotar tu lado creativo para crear detalles únicos para la mesa con manualidades, por ejemplo, posavasos de corcho con hojas secas.

Participa en la comunidad

Sociabilizar con la gente que te rodea. Aumenta el sentimiento de pertenencia y de utilidad. Un sencillo gesto como el de conocer a tus vecinos. Puede que sea más factible en pueblos que en las grandes ciudades. Una opción para las grandes urbes es participar en eventos de voluntariado en tu barrio. También puedes participar en actividades sociales generadas por tu barrio o generar un proyecto en el cual involucres a tu comunidad. En algunas ciudades existen huertos urbanos y siempre buscan gente dispuesta a echar una mano.

Materialismo versus experiencia

El lykke valora más las experiencias como fuente enriquecedora de felicidad. Viajar, realizar excursiones, acudir a un restaurante a probar algo nuevo… Acciones que ayudan a crecer y conocerte a ti mismo. Una vez que viajas, te das cuenta de que no necesitas estar rodeado de tantas cosas para alcanzar la felicidad.

Y es que el dicho ya lo dice: no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita. Se trata de transformar el dinero en bienestar, ya sea personal o familiar.

Moverte sobre ruedas

Los daneses son famosos por moverse en bicicleta por todas partes. Es una actividad que realizan por ser sostenible para la comunidad, para no contaminar y como método de transporte para ir a la universidad, al trabajo o a comprar.

Está claro que el ejercicio físico aporta beneficios, como liberar endorfinas de la felicidad, cuida de la salud del corazón o fortalece las articulaciones. Si no sabes ir en bici, siempre se puede realizar regularmente una actividad física para mover el esqueleto.

La familia como vínculo

La importancia de pasar tiempo de calidad con todos los miembros de la familia: hijos, padres y abuelos. Estas relaciones enriquecen a todos pues se comparten anécdotas, experiencias y sabiduría. Esto crea recuerdos y fortalece los lazos de unión.

Tus compañeros importan

Es de bien nacidos ser bien agradecidos. Este refrán se acerca mucho a la idea del lykke danés, pues se trata de agradecer cada gesto de tus compañeros, amigos, familiares y conocidos.

La bondad nos rodea

La felicidad también se transmite con pequeños gestos como una sonrisa, siendo amable, dando las gracias. Te darás cuenta de que todo el mundo colabora más con todos si se tiene una actitud bondadosa. Además, permite rodearse de una comunidad con ánimo de ayudarse entre todos.

A casa no se lleva trabajo

Se trata de respetar tu jornada de trabajo y las horas dedicadas. Hay un momento para el ocio, otro para dormir y una parte de la jornada dedicada a trabajar. No serás más productivo por realizar horas extras. Todo lo contrario, te sentirás quemado e infeliz. Aprovecha al máximo tu jornada laboral para no llevarte trabajo a casa. Intenta concentrarte en tu trabajo para ganar en eficiencia y en calidad de vida.

Detox digital

Las redes sociales, los móviles, la televisión, los videojuegos… todo son distracciones que hacen que no apreciemos la realidad. Tener una desconexión de dos horas al día de aparatos digitales o electrónicos ayuda apreciar el mundo que nos rodea y a estar más presentes en las conversaciones.

Risa beneficiosa

Reírse tiene muchos beneficios, nos sentimos mejor con nosotros mismos, reduce el estrés, mejora la elasticidad de la piel, contagiamos alegría a los demás, y… ¡hacemos ejercicio! ¿Sabías que al reírnos movemos alrededor de 400 músculos en todo el cuerpo? Encuentra un momento al día para buscar aquello que te hace reír a carcajadas y mira siempre el lado divertido de la vida. Además, reírse de uno mismo es muy positivo ya que ayuda a mejorar la autoestima.

Recuerda que una vida de felicidad está a 10 pasos de conseguirlo. Con unos pequeños cambios y una actitud positiva, estarás más cerca del Lykke.