Muslos de pollo al horno con setas y crema de boniato

Tiempo: 60’

Dificultad: media

Ingredientes (para 1 persona):

  • 2 muslitos de pollo  
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 25 ml de vino blanco
  • 200 g de setas variadas al gusto
  • 1 boniato grande
  • 25 ml de leche desnatada
  • Un puñadito de cacahuetes fritos con miel Eagle
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta
  • Unas gotas de aceite trufado
  • Cebollino 

Elaboración del pollo al horno con setas y boniato

  • Pon el horno a precalentar a 180 ºC durante unos 15 minutos.  
  • Sobre una bandeja de horno pon los muslitos de pollo previamente salpimentados, el diente de ajo chafado, la hoja de laurel partida por la mitad, 25 ml de vino blanco y un chorrito de aceite de oliva. Introdúcela en el horno durante unos 40 minutos y dale la vuelta a los muslitos de pollo un par de veces. 
  • Prepara la crema de boniato: pélalo y córtalo a dados. Cuécelo al vapor hasta que esté blando (unos 15-18 minutos, aproximadamente). 
  • En un bol chafa el boniato y mézclalo con la leche, un chorrito de aceite de oliva, sal y pimienta negra al gusto hasta obtener una textura homogénea.   
  • Limpia las setas con cuidado y saltéalas con un poco de aceite de oliva. Finalmente salpimiéntalas al gusto.  
  • Emplata los muslitos de pollo con un poco de crema y una guarnición de setas al lado. Espolvorea unos pocos cacahuetes Eagle picados y rocía un poco de aceite trufado encima del puré. Para terminar, añade un toque de cebollino picado a modo decorativo.

Comentario nutricional

Se trata de una receta completa y equilibrada que aporta proteínas, vegetales e hidratos de carbono, tal como te contamos en la sección dedicada al Plato saludable. 

El aporte de proteínas se obtiene del muslo de pollo, que se puede sustituir por pavo o bien por conejo cortado a octavos, todas las opciones son proteínas con un bajo contenido en grasa.  

Las setas son los vegetales protagonistas de la receta. Aportan pocas calorías, pero una buena cantidad de fibra, vitaminas, minerales y un alto contenido en agua. Cuando es temporada de setas puedes elegir 3 o 4 variedades según la disponibilidad del mercado, y fuera de temporada puedes elegir setas desecadas e hidratarlas con agua antes de cocinarlas.  

El boniato, típico de la temporada de otoño, aporta hidratos de carbono y un sabor dulce delicioso. También puedes optar por patata en lugar de boniato, en caso de que no lo encuentres. 

Finalmente, te sugerimos que utilices un aceite trufado para darle un toque aromático y delicioso al emplatado final del plato.